Dos bestias y otros practican sexo en el escenario.

Es un vídeo.

Va de sexo grupal. De una orgía salvaje delante de miles de espectadoras.

Y espectadores.

La intensidad de sus alaridos de placer me salta las lágrimas.

Vivas lo que vivas al verlo, quiero que te quede clara una cosa:

Eso que sientes, al menos un 15% de lo mismo, es lo que tienes que buscar cuando tu marca se comunique con quien sea.

El único mensaje que merece una inversión.

El que huye de la indiferencia. De la “música de ascensor”.

Vale. Voy.

Si estás trabajando, deja lo que estés haciendo. O espera a llegar a casa. Mejor.

Es algo íntimo.

Auriculares. 

Volumen al umbral del dolor.

(En la intimidad de un mail te envío más cosas de estas que te ponen los pelos de punta. Aquí abajo.)

Política de Privacidad

Si te decepciona, encontrarás en cada correo un enlace para anular esto.

Ya me contarás.

Es más, si mi descripción no crees que se queda corta.

Si, aunque esperaras otra cosa, no dices: “Jo-der” (o la expresión que suelas usar tú).

Bórrate y no esperes al segundo.

Me lo mereceré.

Copia esto y lo pegas en tu navegador:

https://www.youtube.com/watch?v=nW3OrLHj0lQ

(Te recomiendo que lo veas entero, aunque lo duro empieza en el minuto 2:50)