LAS EMPRESARIAS ESTÁIS LOCAS

Los empresarios, también.

No.
Es.
País.
Para emprender.

Y aún así, lo haces.

Si te vas a quedar.
Si no te planteas Andorra, Estonia o Suiza, al menos factura más.

Y si te lo planteas, también.

SIN BAJAR PRECIOS.

Protestar así no cambiará el mundo, pero te obligará a poner el foco donde tiene que estar: tu cuenta de resultados.

Pagarás más IVA. 

Declararás más en el Modelo 130, 202 o el que uses para liquidar impuestos.

Y sí.

Aunque sepas que es porque ganas más dinero, cada trimestre te seguirá pareciendo más de lo que esperabas.

¿Por dónde empiezo un aumento de facturación? (Sin bajar precios)

Un buen principio es quitar de raíz el concepto “tarjeta de visita”. 

(Cuando entiendas el cambio, correrás a mirar si tu competencia ya se ha dado cuenta de esto). (Luego te explico cómo saberlo).

A medio plazo todas las empresas lo habrán hecho. 

Pero en octubre de 2021, ni el 10% piensan en esto.

Solo las más locas.

Como las que hace 20 años invirtieron en una cosa llamada página web.

Locas.

El cambio que te propongo tiene ventajas que te interesan.

También algún inconveniente, que también te interesa.

Los inconvenientes:

1.- Hay que pagar. 
Si fuera gratis no sería serio. Yo no lo haría. Tú tampoco.

2.- Puede que tu tipo de negocio y tu mercado concreto no saquen beneficio de este cambio.

Es raro, pero posible. (Eso lo vemos antes de arrancar).

Las ventajas:

1.- Puedes medir el resultado. 
Cuantos más datos históricos tengas, más y mejor podremos valorar mi trabajo.

2.- Hay tipos de negocio que obtienen resultados muy rápido.

3.- Hay tipos de negocio que obtienen beneficios muy, muy altos.

4.- Recuperar la inversión es la norma, si se trabaja bien.

Lee con atención esta secuencia histórica.

Cuando acabes entenderás lo de la tarjeta de visita.

1995

Si tu empresa tenía una web, la visitaban cuatro, incluyéndote a ti y al diseñador web. Su diseño era más feo que un formulario de Hacienda.

Empresa rara. Loca.

2015

Si tu empresa no tiene web, es porque no existes o has cerrado.

Tal cual.

Eso sí, había cierta diferencia entre empresas que tenían un diseño profesional y las que todavía parecían hechas por el primo del cursillo.

Si habías hecho los deberes, tu web tenía un diseño más profesional que el de tu competencia. 

Los obligabas a pensar en cosas que tú ya habías pensado meses antes.

A seguirte en una carrera en la que ya tenías ventaja.

2021

Cualquier empresa tiene una web bien diseñada y de aspecto profesional.

Suerte, porque…

Hoy, tu web es lo primero que visita alguien que busca un proveedor. 

Y muchas decisiones de compra se toman sin hablar con nadie de tu empresa. 

Solo por lo que leen en tu web.

Sí.
Por lo que leen.

Solo por lo que leen.

Tu web ya NO puede ser solo una “tarjeta de visita”.

Tu web es el primer vendedor con el que contacta tu cliente.

El primero.

Quizá el único.

El 90% de empresas no está pensando en esto.

El 90% están tranquilas porque su web ya tiene un aspecto profesional. 

Como todas las demás.

Están en la fase del diseño.

Donde las palabras de la web son un relleno que queda bien.

El 90% no tiene los ojos donde está la venta. Donde está el dinero.

Todavía.

¿Cómo sé que mi sector sigue sin enterarse del cambio?

Abre la web de algún competidor.

(Hay algunos síntomas, algunos detalles. No es matemática, pero sabrás a qué me refiero)

Mira si su texto dice cosas como: 

“Desde 1960 líderes en… lo que sea”

“Somos un equipo multidisciplinar que atiende sus necesidades”

“Comprometidos con el mejor servicio”

“La mejor calidad y el mejor servicio de… lo que sea”

“A la vanguardia de… lo que sea”

“Su satisfacción, nuestro objetivo”

Si eres un despacho de abogados verás mucho algo así:

“Somos un despacho de abogados multidisciplinar con más de XX años de experiencia en el sector. Contamos con expertos en cada materia del Derecho, siendo nuestros pilares fundamentales ofrecer un servicio individualizado para cada uno de nuestros clientes”.

Este otro es un clásico. Dice tan poco de ti que sirve para cualquier empresa:

Más de XX años de permanencia en el mercado nos avalan en este sentido, constatando, sin lugar a dudas, que nuestros valores empresariales son nuestra principal herramienta de trabajo. Pero, ¿cuáles son nuestros valores?
-Atención al cliente
-Profesionalidad
-Calidad y servicio

Es difícil hacerlo peor. Muy difícil.

Si estos textos son comunes en las webs de tu sector, ya tienes ventaja.

No puedo asegurarte cuánta ni hasta cuándo.

Pero la tienes. Ahora mismo, la ventaja es tuya.

El 90% tenéis página web.

El 90% tenéis una web con un diseño profesional.

Solo el 10% está trabajando en…

El siguiente nivel:

Aplicar técnicas de escritura persuasiva para convertir una web en un vendedor.

Estas técnicas no son ningún misterio, pero hay trabajo que hacer.

Y cuanto antes, mejor.

Cuando la tendencia sea mayoritaria pasarás, de poseer una ventaja por haberlo hecho, a tener una gran desventaja si no lo haces.

Al final, lo vas a hacer igual.

Y recuerda:

Hoy, tu web es el primer vendedor con el que contacta tu cliente.

El primero. Quizá el único.

Ahora puedes hacer 2 cosas (además de irte, que también es de gente respetable):

1.- Pregunta cualquier duda (Sin condiciones. Usa el mail que quieras. Desde el anonimato).

Admito impertinencias, herejías o gilipolleces y, por supuesto, dudas serias que te ayuden a sacar más dinero de tu negocio, sin hacer cosas que no te gusten.

Lo respondo todo. (Solo un poco de paciencia. Dedico unos minutos al día para esto).

Introduce un e-mail y te añado a mi grupo de consultas. Cuando pulses a «ENVIAR» irás a otra pantalla para confirmar que eres tú quien lo ha solicitado.

Una vez tu mail sea validado ya podrás preguntar lo que quieras.

Política de Privacidad

De vez en cuando envío, a todo el grupo, respuestas a preguntas que me han hecho otras personas. Pueden resolver dudas que ni te habías planteado.

Algunas preguntas que me hacen merecen ser enmarcadas. Otras tienen bastante mala leche y también las hay que te arrancarán una sonrisa.

Te iré enviando cosas.

Si tardo un poco, no me lo tengas en cuenta.

2.- Averigua más cosas sobre mí.

En ocasiones opino sobre algunos temas y escucho alguna música.

No veo mejor forma de conocerme.

Empieza por:

¿Qué entiendo por “vendedor de verdad”? (Y sé que voy a levantar ampollas).

o por:

Dos bestias practican sexo en el escenario (por no decir otra cosa).

(Hay vídeo).